Noto el cambio de pais , a mi llegada pensé que Kuching era una ciudad en medio la jungla pero me encuentro que es la capital de Sarawak con unos 600.000 habitantes .

Kuching en bahaso significa gato , ciudad de los gatos , al igual que las numerosas estatuas que encontraras por la ciudad .

            kuching_gato2.jpg

A mi llegada me encuentro con una ciudad agradable para pasear no demasiado grande ni congestionada , al mediodía el sol pega con tanta fuerza que las calles permanecen casi vacías , es a ultima hora de la tarde cuando la gente sale a pasear a la orilla del río para contemplar las puestas de sol , mientras , escuchas la llamada a la oración en las Mezquitas .

Un bonito paseo donde las barcas te esperan para pasar a la otra orilla del río .

Pasear de tarde bajo el sofocante calor y llegar a descansar sin aire acondicionado me obligo a cambiarme de alojamiento .

Si acaso buscar uno que no tenga muchas escaleras , en Malasia es obligatorio descalzarse a la entrada de casa , dejar los playeros en la puerta me obliga a ir saltando por todos los sitios , estos días prefería ser un gato para pasar el día durmiendo , ser venerado y no tener que andar saltando por los pasillos , pero no es posible , tendré que acostumbrarme en toda mi estancia por este pais .

Me dedico a callejear como siempre y pasar los días buscando tacos para la muleta , los comercios son la mayoría chinos , la otra parte musulmanes , debo acostumbrarte a ver los rostros de las cabezas tapados , en los bares musulmanes no se vende alcohol para eso están los chinos , como siempre innovando .

                 kuching_gato1.jpgkuching_gato.jpg

La verdad no visite ningún museo ni nada parecido , ni siquiera he mirado apenas una guía de viaje en este año y medio , la mejor manera es pasear bajo el color rojizo de Chinatow , mezclarse con las telas que se venden en los pequeños puestos en la calle comercial peatonal Julian India , comer alrededor de los puestos cerca de la Mezquita , pasear el bazar pararelo al río en las muchas tiendas de artesanía bajo sus techos protegiéndote del sol y los fuertes chaparrones que azotan casi a diario .

Quizás no he mirado el plano de la ciudad ni visitado la oficina de turismo , quizás me haya olvidado de visitar el museo y parte de su historia , quizás no recuerde los nombres de las calles ni sus templos , pero como un gato sigiloso , alejado y con mirada fija eh vuelto a casa después de un día callejero .